Cocina

Cómo hacer una lasaña

Probablemente, una lasaña sea de las tentaciones más difíciles de resistir. Este plato ícono de la cocina italiana es una delicia para el paladar por su exquisita combinación de sabores. Quizás no lo recuerdes, pero era el plato favorito de Garfield.

Este tipo de pasta servida en láminas, donde la carne y la salsa bechamel son fundamentales, es característico en comida familiares, muchas veces para amenizar celebraciones con una buena comida.

La lasaña es un plato muy versátil, al que se le pueden sacar muchas variaciones como con pescado, verduras, entre otros. Sin embargo, para llegar ahí, lo mejor es dominar la elaboración tradicional de carne a la boloñesa. Y aquí aprenderás cómo hacer una lasaña espectacular, que será la envidia de tus familiares, amigos y conocidos.

No es tan difícil, pero sí es necesario seguir los pasos con atención para conseguir el sabor ideal y sorprender en la mesa. No pierdas más tiempo, toma papel y lápiz para que sepas, como debe ser, cómo hacer una lasaña.

Ingredientes

Para saber cómo hacer una lasaña se necesitan los siguientes ingredientes: ½ kilogramo de carne molida, 12 laminitas de lasaña, 2 cebollas, 2 pimientos rojos, 3 dientes de ajo, 2 zanahorias medianas, 150 gramos de tocineta, 150 gramos de queso parmesano rallado, aceite de oliva, un poco de vino blanco (opcional), 1 vaso de tomate natural, pimienta y sal al gusto.

Y para la salsa bechamel necesitarás: 60 gramos de mantequilla, 3 cucharadas de harina, medio litro de leche, sal y pimienta.

Preparación

¡Manos a la obra! Ya es momento de saber cómo hacer una lasaña. Lo primero que hay que realizar es preparar una olla grande con agua y ponerla a hervir, mientras más grande sea mejor. Una vez el agua hierva, añadir dos puñitos de sal.

Hay que añadir las láminas de lasaña. Es importante introducirlas por separado, para que estas no se peguen entre ellas. Una vez estén todas adentro en la olla, hay que remover con una cuchara de madera. Hacer este proceso durante 10 minutos aproximadamente. Cuando se cumpla el tiempo, retirar las láminas y colocarlas en papel absorbente, asegúrate de colocarlas separadas para no complicar el proceso.

Ahora toca preparar la carne. Busca un sartén y agrégale tres cucharadas de aceite de oliva, mientras calienta, pica la zanahoria y la cebolla para luego añadirlos al sartén. Una recomendación, en el caso de la zanahoria, asegúrate de cortarlas lo más finas que se pueda. También podrías rallarlas.

Remover todos los ingredientes durante aproximadamente 15 minutos para lograr el sofrito. Cuando la cebolla adquiere un color doradito, será el momento de agregar la carne, que previamente deberá estar salpimentada al gusto.

Cuando veas que la carne empiece a tomar un color doradito, agrega los trocitos de tocineta. Remueve por 5 minutos y posteriormente, si decidiste utilizar vino, incorpora el vaso y espera unos minutos que se evapore. Es importante que todo este proceso lo hagas a fuego medio en la cocina.

Ahora, se añade el vaso de tomate natural, y si lo deseas, agrega un poco más de sal y pimienta. Después de remover la carne con las verduras por unos minutos más, retirar todo del sartén.

Una vez cumplido esto, toca preparar la crema bechamel. Como es un proceso rápido, antes de prepararla, pon a precalentar el horno durante 15 minutos a 200° C.

Para elaborar la salsa bechamel debes tener presente que esta puede quedar más o menos cremosa, dependiendo de tu gusto. Lo primero que hay que hacer es pasar la harina por un colador para lograr partículas muy pequeñas.

Incorpora la leche en una olla y deja calentarla por 5 minutos, no dejes que hierva. También prepara otra olla en la que añadirás la mantequilla y un poco de aceite. Cocinar a fuego medio hasta que se derrita la mantequilla. Una vez conseguido, se añade la harina. Es importante dejar que la harina se cocine y se mezcle bien hasta formar masas doraditas. Remover todo por unos minutos.

A continuación, agrega la leche caliente en la olla con la harina y la mantequilla. Remover durante unos 7 minutos a fuego lento. Si al final queda más espesa de lo que querías, puedes solucionarlo con un poco más de leche y una batidora para conseguir la textura ideal.

Una vez preparada la salsa bechamel, es momento de armar todo con las capas. En un recipiente, echa unas cucharadas de bechamel y luego coloca las láminas y encima la mezcla con la carne. Vas a repetir este paso hasta conseguir los pisos que desees: bechamel, láminas, carne, bechamel, láminas, carne. Y así.

Cuando la tengas como quieres, añádele queso parmesano en la cima para darle un toque más especial. Después, mete todo en el horno a 180° C durante 15-20 minutos. El gratinado dorado en la parte superior te avisará que ya está listo para servir y disfrutar de este delicioso platillo.

¿Ves que saber cómo hacer una lasaña no es tan difícil?

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar